LA DIVISIÓN DE LOS BIENES
DURANTE EL DIVORCIO


El proceso de divorcio puede ser sencillo o complicado, dependiendo de cómo os lo planteéis tú y tu pareja. Hay muchas circunstancias que podrán suceder durante su tramitación y de las que deberías obtener información para poder solventar todos los problemas que vayan surgiendo.

Una vez que ambos miembros de la pareja hayan iniciado el procedimiento de divorcio, ambos esposos, tendrán muchos extremos de los que preocuparse, y les surgirán dudas que tendrán que ir resolviendo sucesivamente. Todo esto, antes de que se produzcan las primeras audiencias ante el Juzgado de Familia.


El primer problema que deberás plantearte es en qué tipo de divorcio te vas a ver involucrado: si va a ser de mutuo acuerdo o contradictorio. El siguiente extremo, con cierta relevancia, es cómo se dividirán vuestros bienes comunes.

La división de los bienes en un divorcio no suele ser una tarea sencilla, ya que ambos os enfrentáis a un elemento común: vuestra propia necesidad de dinero. El primer paso a realizar aquí, si ambos estáis de acuerdo con la extinción del vínculo, es la elaboración de una lista de todos los bienes y propiedades conjuntos.


La confección de la misma será en ocasiones sencilla, y en otras no tanto, puesto que habrá bienes de distinto origen. Habrá que diferenciar cuál es la naturaleza de cada una de las cosas y bienes existentes en el hogar, y determinar si son privativos o gananciales.

Evidentemente, los bienes privativos tienen un tratamiento diferenciado.

Cuando hablamos de realizar este inventario de bienes adquiridos durante el matrimonio, nos estamos refiriendo, obviamente, a los bienes gananciales, es decir, de naturaleza común. En esta lista se deberán incluir tanto los bienes de gran valor, como aquellos otros que, a pesar de tener menor relevancia económica, tienen una gran funcionalidad para uno de los cónyuges o para ambos.


Evidentemente, cuando existe mutuo acuerdo por los cónyuges, se podrán excluir los objetos que deseen. Normalmente esta lista es lo que se denomina “inventario de bienes”, llevándose a cabo generalmente habitación por habitación, con una descripción minuciosa y detallada de cada uno de los elementos que la integran éstas.


Lo siguiente, si ambos cónyuges están de acuerdo con el divorcio, sería determinar el valor de las propiedades recogidas. Cuando el divorcio es consensuado, ambos partes llegarán a un acuerdo sobre la forma de realizar el reparto.

En las situaciones donde la voluntad de la pareja no camina en el mismo sentido, esta lista que es denominada “inventario” será presentada al Juez, que enviará una Comisión Judicial al domicilio y verificará la existencia de todos y cada uno de los bienes incluidos en el listado.


Es evidente que, cuando ambos miembros de la pareja están de acuerdo en la adjudicación y reparto, el problema de la división de bienes no existirá, pues después de valorar los mismos, éstos serán divididos en dos lotes homogéneos, que serán adjudicados a cada uno de los esposos.

Nada obsta a que ambos cónyuges dividan los bienes como deseen, incluso antes de señalarse las primeras audiencias judiciales. Si ambos están de acuerdo en el reparto de bienes, presentarán el acuerdo al Juez, que normalmente lo aprobará en los propios términos.


www.aa-divorcios.com
Rss Noticias Derecho
Abogados divorcio Zaragoza    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Google +   Tel. y Fax: 976 29 88 66 - abogados especialistas en familia zaragoza Abogados divorcios Zaragoza - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal