¿ES TU CÓNYUGE UN ABUSADOR EMOCIONAL?:
CONOCE SU PERFIL


El Abuso Emocional es un patrón repetido de relación no saludable entre adultos, que llega a producir, en las ocasiones más dramáticas, daños irreversibles.

Se le conoce también como “Violencia Invisible”, porque no es vista desde fuera, y, en muchas ocasiones, tampoco es percibida por la propia víctima.


El Abuso o Violencia Emocional, puede llegar a ser mucho más dura que un golpe físico, y, jurídicamente, puede ser considerada como una violación de los Derechos Humanos, y puede producirse por un hacer o un no hacer, porque lo que es claro es que la omisión, supone abandono, y éste, también es maltrato.


La Violencia Emocional, pone en riesgo la salud física y mental del que la sufre, y priva de libertad psíquica al que la padece, produciendo en ocasiones grandes daños.

Aunque las investigaciones realizadas hasta la fecha en este tema, vienen marcadas por un predominio de situaciones en que el sujeto paciente de las mismas son mujeres, y el rol dominante lo tiene el hombre como abusador, sin embargo, existen casos, no infrecuentes en los que el hombre es el abusado.


Este modo de interacción puede considerarse patológico, es decir, enfermizo, y existe no sólo en las relaciones matrimoniales, entre hombre y mujer, sino también entre padres e hijos, profesores y alumnos, pudiendo darse casos de médico y paciente o un jefe déspota y sus empleados.


Hay que señalar que el Abuso Emocional puede darse en cualquier campo de la Sociedad, y no es privativo de los vínculos de personas de sexo diferente.


El perfil típico del abusador, presenta un conjunto de rasgos y características que son claramente identificables, y como elementos más destacables podemos señalar los siguientes:

• Rasgos paranoides, psicopáticos o sádicos con tendencia a desarrollar burlas y violar la intimidad del otro, al que persigue. No es infrecuente que intimide, amenace o chantajee de forma permanente. En ocasiones se producen abusos con la palabra, el silencio o la obra en manifestaciones variadas de violencia psíquica.

Descalifica, con frecuencia, al otro cónyuge, tanto intelectualmente, como físicamente.

Critica las actitudes sociales del otro miembro de la pareja, su desarrollo de las tareas domésticas, así como su modo de criar los hijos.

• Episodios de violencia acompañados por insultos, golpes, destrozo de objetos de mobiliario doméstico, portazos y salidas del domicilio con crisis de llanto, seguidas de arrepentimiento y nuevas promesas de cambio.

• El abusador es mentiroso, utiliza como mecanismo habitual las trampas, envía mensajes de carácter contradictorio y pone en peligro la comunicación constantemente.

• Tiene un comportamiento completamente distinto ante la familia, en la intimidad y en público, generando en el abusado, normalmente, situaciones de confusión.

Vampirismo Emocional, ya que intenta succionar las emociones del abusado obstaculizando el desarrollo personal del otro.

Malhumor permanente, motivado, según él por problemas laborales, sociales, económicos, o de salud, sus promesas y expectativas se ven frustradas sistemáticamente.

Abandona al otro miembro de la pareja con indiferencia sexual, ausencias prolongadas del domicilio, se niega a acompañarle o a ser acompañado.

Los abusadores, convencen a su mujer de que ellos son los únicos que saben cómo se deben de hacer las cosas, y cuando estás salen mal, le dicen a la misma, que ella tiene la culpa, jactándose de que son superiores intelectualmente, son lo que vulgarmente se denomina como un “sabelotodo”.


www.aa-divorcios.com
Rss Noticias Derecho
Abogados divorcios    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Google +   Tel. y Fax: 976 29 88 66 - abogados especialistas en familia zaragoza - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal