EL RÉGIMEN DE VISITAS
DE LOS HIJOS DE PADRES NO CASADOS.


Carlos y Margarita salieron juntos durante varios años, pero nunca llegaron a casarse. Fruto de esa relación tuvieron un niño, cuando éste nació, Carlos estaba en el Hospital y poco después de salir del mismo reconoció al niño. Dos años después, la pareja rompió su compromiso y tras unos meses, Carlos comenzó a salir con otra mujer.

Margarita, como consecuencia del despecho y abandono que sufrió, y producto del desengaño amoroso derivado de lo que ella consideraba como una traición, impidió toda relación de Carlos con el niño. No solamente no quería que su hijo estuviese cerca de su padre, sino que implicaba a la nueva pareja de Carlos.

¿Te resulta familiar esta historia? Miles de niños nacen cada año de padres solteros. ¿Cuáles son los derechos de éstos? ¿Tiene Carlos alguna posibilidad de recuperar a su propio hijo? En teoría, la respuesta es simple: claro que puede volver a ver a su hijo, pero en la práctica la respuesta es más complicada, como vamos a ver.

Carlos es el padre no casado de un niño cuya paternidad reconoció de forma voluntaria cuando firmó en el Registro Civil que era el padre del mismo. Legalmente, por tanto, es el padre del niño.

Debería, por tanto, al menos en teoría, tener los mismos derechos legales y responsabilidades de un padre casado sobre su hijo, y poder participar en su crianza y dar su opinión en todos los asuntos importantes relativos a la vida del niño, como a qué escuela debe asistir, qué tipo de educación recibirá o qué tratamiento médico obtendrá si se pone enfermo.

Pero no sólo esto, sino que también Carlos debe ser responsable financieramente del niño. Margarita se niega de forma reiterada, y rechaza cualquier aportación económica del padre, al entender que si no recibe dinero, podrá de esta forma apartarle de la vida del menor.

¿Qué solución tiene el padre ante semejante problema? Carlos deberá acudir ante el Juzgado de Familia y solicitar, a través del procedimiento correspondiente, una petición de Derecho de visitas del menor, aportando pruebas de que es el padre biológico del niño.

El Juez, tras una audiencia, y una vez constatada la paternidad, pasará a centrarse en la custodia y el régimen de visitas. Y asumiendo que la filiación no está puesta en duda, se centrará en cómo preservar el mayor interés del niño.

Según esta presunción legal, la mayor utilidad para el menor es que sean ambos progenitores, y no solamente uno, los que se involucren en la vida del hijo común.

Entonces, el Juez, tras realizar una evaluación de la custodia a partir de las entrevistas del trabajador social y de ambos progenitores, así como del Gabinete Psicosocial adscrito al Juzgado (los cuáles elaborarán diversos informes), dictará una Resolución Judicial en la cual, ordinariamente, establecerá un régimen de visitas y la custodia, bien sea monoparental, bien sea compartida.

www.aa-divorcios.com
Rss Noticias Derecho
Abogados divorcios    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 29 88 66 - abogados especialistas en familia zaragoza - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal
IDStudio