SEPARACIÓN DE BIENES
Y VIDA EN COMÚN


La realidad social actual, está caracterizada, entre otras cosas, por la masiva incorporación de la mujer al mundo laboral en las últimas décadas del Siglo XX, las cada vez más abundantes rupturas matrimoniales y segundos Matrimonios, así como los cada vez más tardíos enlaces.


Todo ello, ha propiciado que muchos futuros contrayentes, abandonen el mundo de la soltería con un patrimonio más que suficiente, planteándose la Separación de Bienes como Régimen Económico de su Matrimonio.

Aunque hasta hace no mucho tiempo, el que una pareja tuviese Capítulos Matrimoniales en determinadas zonas de España, no estaba muy bien considerado, la tendencia social, ha comenzado a cambiar por los factores que hemos señalado anteriormente.


El Régimen Económico Matrimonial de Separación tiene como característica esencial, que los bienes que tuviera cada uno de los esposos en el momento de celebrar el Matrimonio así como los que adquieran después, pertenecerán exclusivamente a cada uno de ellos.


Lo que significa que cada uno de ellos, conserva la propiedad de todos los bienes obtenidos antes y durante el Matrimonio.


Por Ley, son privativos de cada uno de los cónyuges:

• Los Bienes y Derechos que le perteneciesen al comenzar la Sociedad.

• Los adquiridos a costa de sustitución de Bienes Privativos.

• Los adquiridos por el Derecho de Retracto pertenecientes a uno sólo de los cónyuges.

• Los Bienes y Derechos Patrimoniales inherentes a la persona, como por ejemplo, la Pensión de Jubilación.

• El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos, pongamos por caso una Indemnización por sufrir un Accidente Laboral.

• Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.

• Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando éstos sean parte integrante o perteneciente a un establecimiento o explotación de carácter común.


Por tanto, el Régimen de Separación de Bienes, se caracteriza por un dato negativo: la ausencia de bienes en común, lo cual no significa, que si ambos cónyuges quieren, si que pueden existir, algunos bienes que sí sean comunes.


Queda, por tanto, como vínculo económico entre ellos, el de su convivencia, consumo en común y atención a unas obligaciones familiares que la pareja tiene frente al otro y a sus hijos.


Fuera de esto, los esposos administran libremente sus haberes, obtienen para sí sus ingresos y rentas, y gastan y adquieren con independencia.


• Las relaciones económicas del Matrimonio, se regirán por este sistema cuando así lo hayan establecido los cónyuges.

• Cuando se haya establecido en Capítulos Matrimoniales pactados ante Notario.

• Cuando vigente Matrimonio se extinga o finalice el Régimen de Gananciales.

• Cuando así lo disponga el Derecho Foral Específico de una Comunidad Autónoma en la que se celebre el Matrimonio.


Los principales efectos del Régimen Económico de Separación de Bienes son los que vamos a señalar a continuación:

Ambos cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del Matrimonio y salvo que se acuerde otra cosa, lo harán en proporción a sus respectivos recursos económicos.

• Si uno de los cónyuges realiza la gestión de los bienes del otro, se entiende que actuará como mandatario del mismo, y en caso de que se extralimitase en sus funciones, se lo podrían exigir responsabilidades.

• Si no es posible determinar a quién pertenece un bien, se presume que pertenece a ambos al 50%.

• En el caso de que uno de los cónyuges sea declarado en quiebra o concurso de acreedores, salvo que pueda acreditarse lo contrario, se presume que durante el año anterior, los bienes adquiridos por el otro cónyuge han sido donados en su mitad al cónyuge declarado en quiebra.

• Las obligaciones que cada uno de los esposos adquiere son propias y exclusivas del mismo.


www.aa-divorcios.com
Rss Noticias Derecho
Abogados divorcio Zaragoza    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Google +   Tel. y Fax: 976 29 88 66 - abogados especialistas en familia zaragoza Abogados divorcios Zaragoza - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal