¿TIENE LA INFIDELIDAD
VALOR ECONÓMICO?


Hasta hace escasas fechas el Tribunal Supremo Español, rechazaba las Indemnizaciones Económicas derivadas de los Daños Morales inferidos por causa de las Infidelidades Matrimoniales, admitiendo que si bien podían ser susceptibles de un intenso reproche Ético o Social, no podían ser objeto de Compensación Económica en el terreno Legal, sino, más bien, entraban en el campo de lo Extrajurídico.

En idéntico sentido se pronunciaban las Jurisdicciones Anglo-Americanas por distintos razonamientos, al señalar que no deben de aplicarse los Principios de los Contratos Mercantiles en sede Matrimonial.

Sin embargo, dos recientes Sentencias de la Audiencia Provincial de Valencia, han venido a cambiar el panorama Jurídico Español al admitir esta posibilidad, si bien, con ciertas matizaciones, veamos los supuestos:

Un Profesor de Secundaria, cambió su cargo político, era Concejal, para dedicarse a la Docencia. Su esposa le venía engañando desde hacía varios años, con una tercera persona, con la que engendró tres hijos.

El Matrimonio se separa, se divorcia y el esposo, que ya tenía sus dudas sobre la Paternidad del último de sus hijos, la impugna.

El planteamiento del asunto es el siguiente: el padre y esposo, reclama una Indemnización por los Daños Morales derivados de la situación de depresión, ansiedad y angustia, así como otras dolencias físicas que sufrió al descubrir que el último hijo, un menor de corta edad, y con el que tenía especial vinculación, no era suyo, al sufrir una Sensación de Pérdida, asimilable a la sensación de muerte de éste último.

La Prueba Biológica, determina que no es hijo suyo. Pero aquí no acaba el asunto, entre tanto, se había llegado a descubrir, que no sólo el último niño no era hijo suyo, sino que ninguno de los tres hijos correspondían al padre y esposo que los había inscrito como tales.

El Tribunal llegó a las siguientes conclusiones, al estimar probados los siguientes hechos:

Los demandados actuaron de forma negligente en la concepción de los hijos y en su ocultación al actor, suponiendo esto un plus añadido en el elemento subjetivo, es decir, una Intencionalidad añadida al Hecho Enjuiciado.

• El posterior conocimiento de la verdad por el esposo, ha sido el desencadenante de un Daño que debe ser resarcido.

• Es criterio del Tribunal, que si bien la Infidelidad no es indemnizable, sí lo es la Procreación con Ocultación a su Cónyuge.


En este sentido, señalar que en el Ámbito Europeo, ya el Tribunal Supremo Alemán, había reconocido excepcionalmente el Derecho a ser Indemnizado por Daños Morales, si el adulterio iba acompañado de engaño al marido sobre su Paternidad.

En este caso, la esposa y el amante, conocían que los menores no eran hijos del esposo, permitieron su inscripción en el Registro Civil, y que pasaran a formar parte de la familia, con todas las obligaciones y vínculos que ello conlleva, y, es este actuar consciente y deliberado, donde radica el dolo que la Audiencia sanciona, ya que indica, que al romperse el vínculo afectivo entre los menores y el padre, se ha generado un Daño Moral, que como tal, debe ser resarcido.

Los demandados invocaron en su Defensa, que sólo se había destruido una apariencia de Paternidad Biológica, y que por tanto, podía subsistir la afectiva.

El Tribunal entiende, que si bien como mera hipótesis puede mantenerse esta posición, la realidad lleva a la conclusión contraria, de imposibilidad Psicológica y Social de dicha afectividad por el momento, hasta que todos los implicados, incluso los menores, superen el impacto emocional que la situación ha generado.

Por último, cabe preguntarnos: ¿Cuál es realmente el Daño Moral sufrido por el esposo?

Es evidente que la respuesta es el conocimiento de la no Paternidad de los tres menores que creía que eran sus hijos y la pérdida de su contacto, así como de los lazos afectivos que mantenía con los mismos, todo lo cual, es evidente que le ha producido un sufrimiento, que incluso puede ser superior a la muerte de los menores, al no poder elaborar un Duelo Emocional como respuesta a la pérdida sufrida, ya que, evidentemente, sabe, y le consta, que los tres pequeños, continúan existiendo.

www.aa-divorcios.com
Rss Noticias Derecho
Abogados divorcio Zaragoza    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Google +   Tel. y Fax: 976 29 88 66 - abogados especialistas en familia zaragoza Abogados divorcios Zaragoza - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal